Rodrigo de la Serna y Pompeyo Audivert interpretan “El Farmer”

Del 9 de Marzo al 15 de Mayo vuelve al Teatro San Martín la obra basada en la novela de Andrés Rivera, adaptada por Pompeyo Audivert y Rodrigo de la Serna, “El Farmer”.

En su novela Andrés Rivera presenta a Juan Manuel de Rosas exiliado en Inglaterra. El hombre que ha dominado los destinos públicos y privados de la Argentina por más de veinte años se ha convertido en un farmer, un granjero en las afueras de Southampton. Está solo y se siente abandonado y traicionado. A lo largo del 27 de diciembre de 1871, acurrucado junto a un brasero y con la sola compañía de una perra en celo, repasa, por momentos con añoranza y por momentos con rencor, los momentos luminosos y oscuros de su vida. Se trata de un largo monólogo por el que desfilan Lavalle, Urquiza, Sarmiento, Camila O’Gorman, unitarios y federales, ganaderos, generales y la burguesía. Y Rosas se erige por encima de todos ellos como “el argentino que nunca dudó”.

El farmer, se basó en el desarrollo escénico de un concepto sumamente teatral y metafísico, que la novela de Rivera naturalmente destila: ‘el doble mítico’. Esto es: el alcance de la figura de Rosas en el inconsciente colectivo, más allá de su presencia física temporal. Su indudable proyección en el ser nacional como la identidad frustrada, la que no pudo ser, la que cayó en Caseros y no obstante permanece activa en las sombras, acechante y temible.

Uno de los grandes novelistas argentinos, Andrés Rivera, ha sido llevado al teatro en varias ocasiones, sobre todo con adaptaciones de La revolución es un sueño eterno, que gira en torno a los últimos días de vida de Juan Castelli, el orador de la revolución, aquejado por un cáncer terminal en la lengua. Ahora se adaptó El farmer, que trata de los últimos años de Juan Manuel de Rosas en el exilio.

Ese es un aspecto interesante porque pone sobre el tapate ese aspecto siempre apasionante de nuestra identidad, que subyace en el inconsciente colectivo, al cual la obra de Rivera interpela con su novela y el espectáculo también. Más allá de ese rasgo interesante, no parecería que la densidad de la prosa riveriana convenga a la buena dinámica teatral. El transcurso de la obra se hace demasiado lento y aunque la escritura sea bella llegado cierto punto no deja de fatigar. De las dos actuaciones, solo la de Pompeyo Audivert logra cierto interés e intensidad, sobre todo desde la mitad de la pieza en adelante, aunque haya que señalar que la composición de este actor enfatiza demasiado en lo añoso del personaje, en apariencia sin mucha necesidad. En cuanto a  Rodrigo de la Serna, intenta armar un personaje de carácter pero falla porque lo grita por momentos mucho y le inventa un caminar demasiado artificioso. La escenografía es sí interesante y la partitura musical muy disfrutable.

 

Actores: Pompeyo Audivert, Rodrigo De La Serna

Dirección: Rodrigo De La Serna, Pompeyo Audivert, Andrés Mangone

Autor: Andrés Rivera

Música: Claudio Peña

Funciones: de miércoles a sábados a las 20h y domingos a las 19h.

ENTRADAS

Platea: $ 140.-

Día popular, miércoles: $70.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *