Bandas en vivo para los mas chicos en La Usina

El 20 de mayo a las 15 hs,  La Usina presenta el Ciclo infantil “La Mar en Coche” con dos grupos musicales; Koufequin y Naranja dulce, con entrada libre y gratuita.

Koufequin es una banda pop con variadas influencias musicales y artísticas: un encuentro único entre la música infantil y el rock. Sus canciones, inspiradas en el imaginario infantil, atrapan a chicos y grandes, armando un juego musical y visual en los shows. El primer disco de la banda, editado a fines del 2009 y declarado de interés cultural por la Secretaria de Cultura de la Nación (resolución SC N1825) , propone un recorrido para escuchar, bailar y cantar: viajes de piratas, máquinas del tiempo y cuentos de terror se mezclan con sueños, dinosaurios ó visitas a la peluquería. En los conciertos mientras la banda rockea, desde el escenario se crean y proyectan videos e imágenes que terminan de dar forma al universo Koufequin.

En 2013 presentan su segundo disco, “Bicicleta Musical”; grabado en Estudio Urbano, tras ganar el concurso “Dale rec”. Este flamante álbum profundiza el estilo e identidad de sus canciones. La banda consolida y amplía sus sonidos con la participación de músicos como Álvaro Ruiz en bajo, Hernán Bruno en batería y Pepo Onetto en arreglos de cuerdas.

La otra propuesta es Naranja dulce, liderada por Cecilia Allende y Santiago González Bienes, músicos y docentes, juegan con las palabras y encuentran entre los recuerdos de infancia canciones, rimas y trabalenguas.

Naranja Dulce

Sus interpretaciones experimentan con los instrumentos, melodías y sonidos. De todos esos juegos de la memoria resulta Naranja Dulce, un recorrido musical por el territorio de la infancia de todos nosotros. Además de composiciones propias, aparecen algunas de las más lindas canciones tradicionales infantiles de distintos orígenes. Aires de candombe, jazz, tango, folclore y rock conviven armónicamente con “La farolera” y el “Arroz con leche” (Argentina), “Vamos a la mar” (Guatemala), “Cucú, cantaba la rana” (Perú) o “La gata” (de Poky Evans). Y, entre una y otra, nuevamente, se despliega el juego, la rima y la risa. Con una instrumentación sencilla y voces suaves, Naranja Dulce genera climas íntimos, un susurro en medio de la estridencia musical cotidiana, ideal para compartir con los más chiquitos.

Las entradas se retiran hasta 2 localidades p/persona 2 horas antes de cada espectáculo. Usina del Arte – Av. Pedro de Mendoza y Caffarena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *