El Zoo de Bs. As. cerró sus puertas por intervención del Gob. de la Ciudad

Después de años de denuncias los defensores de animales ganaron la batalla y se procedió al cierre definitivo del ZOO por orden del Gobierno de la Ciudad para comenzar su transformación en un Ecoparque interactivo, el predio de 18 hectáreas reabrirá en las vacaciones de invierno.

Los 1500 ejemplares serán trasladados a santuarios o reservas ecológicas; sólo quedarán los más viejos y aquellos que estén en riesgo de muerte.

El ecoparque romperá una tradición de 140 años ya que la fauna será reemplazada por espacios interactivos que le darán lugar a la educación ambiental con apoyo de soportes tecnológicos. Al traslado de las especies se le sumará la interrupción de los procesos de reproducción.

El lugar también se convertirá en una clínica donde se atenderán a los animales que fueron víctimas del tráfico ilegal. La intención es que se recuperen allí y luego sean liberados en sus hábitats naturales. Durante el proceso de sanación participarían de los programas de educación. Además habrá espacios para futuros encuentros de organizaciones ambientales y emprendedoras del mundo ecológico. El jefe de gobierno de la ciudad Rodríguez Larreta anticipó el de 1 Agosto llamará a concurso para urbanistas y paisajistas que tendrán el desafío de integrar el patrimonio histórico con el nuevo ecoparque. Tras una propuesta de la ONG Sin zoo, s generará un mecanismo de participación para que los vecinos hagan sugerencias, opinen y sean parte del proceso. “Con el aporte de ustedes y de muchas ONGs que nos acompañan, estoy convencido de que podemos lograr grandes resultados para que los animales vivan como se merecen”, contestó el jefe de gobierno porteño.

 Pondrá en marcha un concurso internacional  En las próximas semanas se lanzará una convocatoria para que todos los vecinos interesados aporten proyectos para aplicar en el espacio verde. Un jurado especializado seleccionará las mejores ideas y las más factibles de aplicar.

La Comisión para la Transformación del Zoológico de Buenos Aires, formada por miembros de la Agencia de Protección Ambiental de la ciudad, de la Fundación Banco de Bosques, de la Fundación Naturaleza Para el Futuro y del Instituto Jane Goodall, aconsejó iniciar el proyecto del ecoparque debido al avanzado deterioro de sus instalaciones.

Empleados del ZOO, tras el paro en octuble 2015

Desde el 2014 se cuestionó la extensión de la concesión a la empresa Jardín Zoológico y desde allí no cesaron las denuncias por la muerte prevenible de animales, deterioro y sufrimiento de las especies tras el maltrato, la falta de alimento, el abandono y la falta de personal que en el 2015 sufrió despidos para recortar los gastos.

zoo-buenos-aires-fermeture-1

El gobierno tomará la iniciativa para el proceso, ya interrumpió la concesión que estaba a cargo del Zoo, segundo afrontar con el mantenimiento de los edificios, el compromiso de la continuidad laboral para los empleados, luego será el tiempo de organizar los primeros traslados a santuarios y reservas ecológicas y el cuidado de las especies en riesgo de muerte.

Hasta el 8 de julio, cuando reabra sus puertas, la Unidad de Proyectos Especiales “Ecoparque Interactivo de la Ciudad” que depende del ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, Andy Freire, realizará un censo con vista al traslado de la mayor cantidad posible de los animales, mientras que la consultora Ernst & Young realiza un inventario, incluido el estado de las jaulas. Del relevamiento surgirá cuáles están en condiciones de ser trasladados, y los posibles destinos.

Los primeros animales trasladados, principalmente aves, irían a la Reserva Ecológica de Costanera Sur. Previamente se realizará un censo de todas las especies para determinar su estado de salud y el riesgo al que serían sometidos en caso de ser transportados. No todos dejarán el predio, por ejemplo la orangután Sandra que, según los especialistas, debería ser sometida a un tratamiento muy invasivo que pondría en riesgo su vida. La idea es que en el ecoparque permanezcan entre 50 y 100 ejemplares.”Vamos a tratar de trasladar a cada especie, y eso requiere que estudiemos caso por caso. La transformación va a ser un proceso que va a llevar tiempo, pero creemos que es el momento de hacerlo”, expreso Larreta. Aquellos animales que han vivido gran parte de sus vidas en cautiverio no podrán ser reinsertados en sus hábitats naturales sin ponerlos en riesgo, por lo que las autoridades dan por descontado que una parte continuará viviendo en el predio del zoo, para lo cual buscarán mejorar las condiciones actuales para una mejor calidad de vida. Otra dificultad para encontrarles destino a los animales es que muchos de ellos son “híbridos”, es decir, son el resultado de cruces de diferentes subespecies, una práctica impulsada por los zoológicos en el pasado, y que ahora complicaría su admisión en santuarios.

Aun antes de realizar el censo, las autoridades del Ministerio de Innovación de la Ciudad ya saben que 11 animales se encuentran en estado “crítico”, entre ellos un león cachorro que sufre de hipotiroidismo congénito y se encuentra con una descalcificación, un cóndor que tiene una prótesis en el pico y en una pata, un oso melero geronte y un yaguareté hembra que ya superó su expectativa de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *