27 corsos callejeros desfilarán para festejar el Carnaval Porteño

Desde el Sábado 6 se dará comienzo al carnaval porteño que durará los cuatro días del fin de semana largo. Más de 27 corsos callejeros, 100 murgas y unos 10.000 artistas populares participarán en coloridos desfiles, con trajes brillantes, estandartes, sombrillas y dados, y su baile impetuoso, junto a otras expresiones que se suman al carnaval, como grupos de rock, cumbia y tango, y espectáculos para niños con magos, payasos y humoristas que se brindarán desde los tablados.

Los días sábados 13, 20 y 27, y el lunes 8, los festejos se extenderán desde las 19 hasta las 2 de la madrugada. En cambio, los domingos 7, 14, 21, 28, y el martes 9, el horario establecido va desde las 19 hasta la medianoche y se realizarán en los barrios de Abasto, Almagro, Pompeya, San Telmo, Mataderos, Lugano, Barracas, Liniers, Flores, Saavedra, Palermo, Villa Crespo, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Paternal, Parque Avellaneda, Balvanera, Colegiales, Coghlan y Boedo.

Pablo Fassina, coordinador del Programa Carnaval Porteño que organiza los festejos, destacó que “para este año se renuevan las expectativas del Circuito Oficial del Carnaval Porteño organizado por la Dirección General de Promoción Cultural, una fiesta que año tras año crece en infraestructura y técnica para que los asistentes puedan disfrutar de mejores espectáculos y de una variada oferta”.

La organización de los festejos, evaluará mediante un jurado compuesto por varios integrantes que agrupación califica en cada carnaval para poder participar de la edición del año siguiente.

Entre las murgas que actuarán en estos carnavales están Los Amantes de La Boca, Los Chiflados de Boedo, Pasión Quemera, Los Reyes del Movimiento de Saavedra, Atrevidos por Costumbre de Palermo, Caprichosos de San Telmo, Los Auténticos Rayados de Lugano, Endiablados de Villa Ortuzar, El Rechifle de Palermo, La Gloriosa de Boedo, Pizpiretas de Liniers, Enemigos del Casorio, Atorrantes de Almagro.

El carnaval porteño es una tradición que data al menos desde los años 20, momento en el que se suprime la modalidad de comparsas para dar paso a lo que hoy se conoce como murgas. Hasta antes de 1915, aproximadamente, las actividades festivas de las diferentes colectividades (europeos, africanos, criollos) estaban ubicadas en focos bien diferenciados dentro de los centros urbanos. Con la expansión de las ciudades hacia sus arrabales estos límites comenzaron a desdibujarse y las practicas festivas a diversificarse.

Los barrios son el centro de acción para las distintas modalidades del carnaval; los afro descendientes en San Telmo y Monserrat, los italianos de La Boca, los judíos de Palermo y los árabes de Once ahora celebraban juntos dentro de un nuevo paradigma de hibridación cultural. Durante las décadas de 1940 y 1950 se aprecia con más fuerza la identificación barrial que cada corso representa en los carnavales, basta con citar sus nombres: “Los viciosos de Almagro”, “Los Mocosos de Liniers”, “Alucinados de Parque Patricios”, “Calaveras de Constitución” o “Fantoches de Villa Urquiza”.

Los festejos de este fin de semana se continúan con los del lunes 8 y martes 9, que son los feriados de carnaval que se celebran en el país desde 2010 cuando un decreto presidencial los restituyó luego de 34 años de prohibición desde 1976, cuando la dictadura militar emitió un decreto anulando del calendario el festejo popular.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *