El Bellas Artes inaugura la muestra “Luis Felipe Noé. Mirada prospectiva”

 

Del 11 de Julio al 20 de Septiembre el Bellas Artes abre la exhibición del artista argentino Luis Felipe Noé en el que reúne pinturas, dibujos e instalaciones realizadas a lo largo de sesenta años y analiza los aspectos centrales de la obra del pintor a través de los cuales desarrolla su “estética del caos”, donde el pasado hace eco en el presente y se proyecta hacia el futuro.

Son 120 obras, con la curaduría de Cecilia Ivanchevich, en la que pueden vislumbrarse las opciones transformadoras por las que abogó durante más de medio siglo. Noé pertenece al grupo de artistas que rompió con la tradición de la pintura nacional, dando inicio, en 1961, a la Nueva Figuración argentina. Su pintura es salvaje, barroca y superabundante. Tiene por tema el caos, como principio fundacional del lenguaje de la pintura y de la reflexión latinoamericana.

El caos en la obra de Luis Felipe Noé. Hasta el siglo XX, y desde que los mitos trataban de explicar aquello que era incomprensible para la razón, el caos siempre había ocupado el lugar del enigma. A mediados del siglo pasado, diferentes estudios científicos incluyeron como parte del pensamiento racional aquello que no puede preverse. En adelante, la inestabilidad y la indeterminación pasaron a ser factores claves fuera de condiciones de equilibrio. Este cambio de paradigma formó parte del pasaje de la modernidad a la posmodernidad.
En 1965, en su libro Antiestética, Noé expresó la necesidad de asumir el caos, no en oposición al orden, sino como una nueva dinámica de funcionamiento de un mundo en permanente cambio.
En sintonía con el pensamiento científico, el artista concibió desde entonces la inclusión del caos dentro de la teoría y la práctica. Esta exposición analiza los aspectos centrales de la obra de Noé, a través de los cuales desarrolló su “estética del caos”, donde el pasado hace eco en el presente y se proyecta hacia el futuro. De ahí el título Mirada prospectiva, porque su trabajo presenta una continua obsesión por desentrañar el devenir.
El guión curatorial rompe el orden cronológico tradicional –retrospectivo– y plantea tres claves de lectura que pueden rastrearse en la “estética del caos” de Noé a lo largo de toda su producción artística realizada entre 1957 y 2017: la conciencia histórica, la visión fragmentada y la línea vital.
Las tres constantes que estructuran la muestra se ven condensadas en la imponente instalación Entreveros (2017), que presenta una imagen de quiebre, en momentos en que la espiral del caos vuelve a estallar ante nosotros.

Imagen relacionada

Luis Felipe Noé, nacido en Buenos Aires en 1933, integró entre 1961 y 1965 el grupo “Otra Figuración” (también conocido como Nueva Figuración), junto a Ernesto Deira, Rómulo Maccio y Jorge de la Vega, que marcó un punto de quiebre en la agitada vida cultural de la Argentina de los años 60.

Fue invitado a participar en el Premio Internacional Guggenheim en 1964 y al que se le rindió homenaje en la sección histórica de la Bienal de San Pablo en 1985.

Durante nueve años abandona la pintura; escribe y publica su libro Antiestética al tiempo que experimenta con espejos plano-cóncavos. A partir de 1975 vuelve a pintar y desde entonces realizó más de 80 exposiciones individuales en nuestro país, Madrid, Nueva York, París, y en las principales ciudades de América Latina. En 1995 y 1996 realizó dos muestras retrospectivas, una en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires y otra en el Palacio Nacional de Bellas Artes de la ciudad de México D.F.

Sería largo enunciar la cantidad de distinciones que ha obtenido, baste mencionar solamente las becas del gobierno de Francia y de la Fundación Guggenheim; la Mención de Honor de la Bienal Internacional de Grabado de Tokio; el Gran Premio Cámara de Representantes 1º Bienal Interparlamentaria de Pintura del MERCOSUR y el Primer Premio del Salón “Manuel Belgrano”, entre otros.

Por su destacada trayectoria le han otorgado los siguientes premios: Asociación Argentina de Críticos de Arte (1985); Arlequín de Oro de la Fundación Petorutti (1997); Gran Premio de Honor del Fondo Nacional de las Artes (1997); Konex de Platino categoría pintura (1982, 1992 y 2002), Konex de Platino categoría teoría del arte (1994), Konex de Brillante a las Artes Plásticas (2002). El pasado 28 de octubre la fundación Octubre le entregó el Premio a la Trayectoria por su inestimable aporte a la cultura.

Si bien dedica gran parte de su tiempo a las artes plásticas, no abandonó nunca su actividad de escritor. Entre sus principales libros encontramos:“Una sociedad colonial avanzada”; “Recontrapoder”; “A Oriente por Occidente”; “El otro, la otra y la otredad”. Junto a Horacio Zabala “El arte en cuestión” –conversaciones-; “Cuerpos pintados por Noé” con fotografías de Roberto Edwards,” y con Nahuel Rando “Las aventuras de Recontrapoder”. Actualmente se encuentra escribiendo “La pintura desnuda” y reuniendo ensayos para el libro “Noescritos”.

La obra de Noé representa una singular conjunción entre vanguardia estética y vanguardia política. A partir de la compartimentación de la superficie de sus pinturas que ya se observan cuadros como “Mambo” (1962) o “Introducción a la esperanza” (1963); encuentra lenguajes siempre novedosos para expresar su mirada sobre las tensiones y antagonismos de la argentinidad.

El artista plasmó visualmente la percepción que tuvo de su tiempo en distintas obras que van desde una fuerte ruptura estética a una narrativa plástica de alto contenido poético.

Intrusos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *