Carnaval porteño 2017. Más de 100 murgas en 29 puntos de la ciudad

 

Este sábado arranca el Carnaval Porteño en distintos puntos de la ciudad donde desfilarán alrededor de 100 murgas y participarán más de 15 mil artistas populares. Además, se suma un programa de actividades al aire libre con espectáculos musicales de varios géneros (Tango, Folclore, Cumbia, Salsa, humorísticos e infantiles), habrá concursos de disfraces y premios que otorgan las Asociaciones Civiles responsables en cada barrio, sorteos y la tradicional guerra de espuma.

Por los escenarios del carnaval desfilarán cada noche unas cinco murgas y el festejo se extenderá hasta las 2 de la mañana el sábado y hasta la medianoche el domingo. El Programa Carnaval Porteño organizará encuentros en diferentes espacios como Centro Culturales, Teatros y Plazas para fomentar la actividad.

El corso tendrá lugar los días sábados 4, 11, 18 y 25; domingo 26 y lunes 27 de 19 a 02 hs. Y los domingos 5, 12, 19; martes 28 de 19 a 24 hs. Las Agrupaciones de Carnaval se presentarán en los barrios: Almagro- Balvanera- Barracas- Bajo Flores- Boedo- Coghlan- Liniers- La Boca – Lugano- Mataderos- Palermo- Paternal – Pompeya – Saavedra – San Telmo – Villa Crespo – Villa Pueyrredón – Villa Urquiza. En las plazas y clubes donde se realizarán distintas actividades son: Club Floreal- Plaza Colegiales- Plaza Irlanda – Plaza Unidad Latinoamericana – Plaza Ricchieri – Parque Avellaneda – Parque Saavedra.

En la esquina de Necochea y Pérez Galdós, en el barrio de La Boca, instalaron tribunas tubulares desde dónde los vecinos pudieron seguir las siete murgas que reabrieron el corso luego de años de no haber participado como “Los Amantes de La Boca” gracias a las organizaciones del barrio de La Boca, de los bomberos, de las murgas, los comerciantes y vecinos el corso volvió tras 7 años.

La murga porteña ya adquirió una identidad propia, con una expresión local y que se fue desarrollando en el siglo XX a la par del tango. La expresión pensada básicamente para el desfile en los corsos, que fue desarrollando un estilo de baile propio, de características acrobáticas, y donde reina un instrumento europeo que, al igual que el bandoneón, en estas tierras milongueras adquirió una forma de tocarse única: el bombo con platillo. En cuanto a la vestimenta, la levita y la galera vienen de la parodia hacia las clases altas de principios de ese siglo, realizada generalmente por comparsas afroargentinos.

Algunas de las murgas más reconocidas estarán: Los Mismos de Siempre, Alucinados de Parque Patricios, Los Verdes de Monserrat, Alucinados de Parque Patricios, Los Reyes del Movimiento, Pasión Quemera, Los Chiflados de Boedo, los Amantes de La Boca, Atrevidos por Costumbre, Calaveras de Constitución, Fantoches de Villa Urquiza, Enviciados por Saavedra, Los Cachafaces de Colegiales, Los Pitucos y Atacados por la Santa Risa.

Pero dentro de la ciudad también existen Corsos Independientes, que están totalmente fuera de la coordinación de la Secretaría de Cultura de la Ciudad. Estos Corsos suelen ser organizados por las propias murgas, como “Los Guardianes de Mujica” o “Cachengue y Sudor”), y otras que sí lo hacen, participando en uno y otro circuito, indistintamente, como el caso de “Pasión Quemera” que año tras año realiza el hermoso “Corso de las Ranas” en Grito de Asencio y Elía, Parque Patricios.

Durante el año las agrupaciones de carnaval trabajan en diferentes herramientas para brindar mejores espectáculos, así es como se realizan talleres, capacitaciones y congresos, como espacio de intercambio para lograr un crecimiento.

En el 2016 participaron cerca de 1 millón 300 mil personas y este año desde el gobierno esperan que más vecinos disfruten de la variada propuesta artística. Se prevé mayor convocatoria, mejor calidad de servicios y más diversión en cada uno de los barrios de la Ciudad.

Para conocer un poco de su historia, en 1869 se realizó en Buenos Aires el primer corso, con comparsas de negros y de blancos tiznados, que relucían con sus disfraces y su ritmo, mientras su canto y su baile al compás del bombo disparaban piernas y brazos al aire. En la actualidad, Declaradas Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires desde 1997, las murgas trabajan durante todo el año para brindar espectáculos de mejor calidad, siempre manteniendo la tradición de la murga porteña.

Con una gran variedad de ritmos y letras, las canciones unen la alegría, la denuncia con la risa, el color y el baile. En su artística podemos distinguir a la murga porteña de otras por el uso de su instrumento tradicional como lo es el bombo con platillo, así también por su vestimenta (levita, guantes, galera y bastón), y los distintos ritmos, que diferencian a cada barrio.

Hay algunas agrupaciones tradicionales que han trascendido en el tiempo como una verdadera dinastía murguera. Entre ellas se encuentran: Centro Murga “Los Pegotes de Florida”, nacida en 1924, “La Flor de Campamento” de Ensenada (1924), “Los Fantoches de Villa Urquiza” (1933), “Los Chiflados de Almagro” (1946), “Los Viciosos de Almagro” (1950), “Los Mimados de La Paternal”(1958), “Los Nenes del Abasto” (1959), “Los Cometas de Boedo” (1959), “Los Elegantes de Palermo” (1975) y, ya más cercano en el tiempo, “Los Reyes del Movimiento”(1986), un centro murga legendario, buen exponente del estilo del barrio de Saavedra, donde cobra más visibilidad la herencia afro argentina.

En el Circuito Oficial, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Ciudad, participan murgas de distintas agrupaciones organizadas en varios puntos de la ciudad. Las mismas entran en un certamen donde son calificadas por un jurado en categorías por su esmero y creatividad. Aquellas que no califican por puntajes quedan en una instancia evaluatoria adicional: los Pre carnavales, que se realizan en el segundo semestre del año siguiente.

 

Los cortes de calles serán en los siguientes tramos, de 17 a 3 los sábados, y de 17 a 1 los domingos, el lunes 27 y el martes 28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *