“Ciudad Oculta” en una muestra fotográfica

La muestra fotográfica de Nahuel Alfonso, quién vivió parte de su infancia en Ciudad Oculta, retrató desde otra perspectiva, la identidad y la dignidad de la villa y sus habitantes. Se exhibirá en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Av. Del Libertador 8151, y podrá visitarse hasta el 20 de agosto con entrada libre y gratuita de Martes a Domingos de 11 a 21 HS.

Alfonso nació en Moreno, zona oeste del conurbano bonaerense, en 1987. Durante varios períodos de su infancia vivió en Ciudad Oculta, el barrio de su familia paterna. Fue allí donde tuvo su primer acercamiento a la fotografía, a partir de los talleres que dictaba una organización que luego se convertiría en la Fundación Ph15. Nahuel tomó sus primeros rollos blanco y negro en los pasillos de la villa.

 

Conocida como la Villa 15, el asentamiento de emergencia localizada en Villa Lugano, al sur de la Ciudad de Buenos Aires, habría comenzado hacia el año 1937 como un barrio de obreros del cercano Mercado de Hacienda de Mataderos, de las empresas ferroviarias y del Frigorífico Lisandro de la Torre, luego iría creciendo paulatinamente a través de las siguientes décadas.

Sobre su nombre hay al menos dos versiones sobre el origen del nombre de este asentamiento. Una versión afirma que se habría comenzado a llamar “Ciudad Oculta” a partir del Mundial de Fútbol de 1978, que tuvo lugar en Argentina durante la dictadura cívico-militar encabezada por Jorge Rafael Videla. La intendencia del brigadier Osvaldo Cacciatore construyó un muro para esconder la villa de emergencia de los ojos de los turistas extranjeros.

Otra versión cuenta un origen anterior. En este caso, el sentido del nombre viene a cuenta de la dificultad para observar el asentamiento desde la avenida. Las primeras casas se construyeron detrás de los muros de una fábrica de cuero abandonada, que había quebrado y daba sobre la antigua Avenida Del Trabajo. Donde empezaba “la villa” estaba la vía del tren, allí terminaban las edificaciones típicas de un barrio de casas bajas de clase media,. Entonces, desde Avenida del Trabajo no podía observarse en forma directa el asentamiento. En palabras de un vecino: “Cuando pasaba por Avenida del Trabajo no veía nada, pero si entrabas estaba todo el barrio. Es por eso que era como una ciudad oculta, y de ahí le viene el nombre”.

Desde adentro lo llaman simplemente “El Hospitalito”, pero fuera de Ciudad Oculta es conocido como el “Elefante Blanco” por su gran tamaño y color. Es un hospital abandonado que fue planificado en 1923 y puesto en marcha en 1938 con un destino totalmente opuesto al rol que desempeña hoy en día: el “Elefante Blanco” debía ser el hospital especializado en enfermedades infecciosas más grande de Latinoamérica. Sin embargo, después del derrocamiento de Juan Domingo Perón en el ´55, la obra se detuvo y nunca volvió a retomarse. Décadas más tardes funcionaría, en el primer piso, un centro de salud para los vecinos de Ciudad Oculta.

 

A principios de diciembre de 2010, varias familias sin trabajo ni hogar de Villa 20 y otras áreas de la zona ocuparon el Parque Indoamericano, un predio estatal en Villa Soldati cerca de Ciudad Oculta, donde los vecinos también comenzaron a ocupar otros espacios. Los medios de comunicación cubrieron el desalojo y la represión estigmatizando a los habitantes de villa, sin dar cuenta de la problemática real en el acceso a la vivienda y a condiciones de vida dignas.

Cuando finalizó el desalojo del Parque Indoamericano, que dejó un saldo de cuatro muertos y más de treinta heridos, Nahuel se propuso capturar ese momento. Quería ofrecer una mirada alternativa y con esta idea comenzó a fotografiar a su familia y a sus cercanos en la previa de la Navidad de 2010.

“En un momento sentí que ya había demasiadas imágenes con la misma intención narrativa. Había visto y sigo viendo mucha fotografía del periodismo que por una cuestión de inmediatez no logra profundizar o empatizar con la vida real que transcurre en las villas y mucho menos con la belleza poética que se puede apreciar sin una mirada de juicio y con un poco de calma”, afirma Alfonso.

Las imágenes de esos años conforman la primera muestra que presenta Nahuel Alfonso en el Centro Cultural. En Ciudad Oculta, Alfonso retrata a su abuela, a su padre en distintas etapas, a sus primos y amigos, pero también aporta una mirada profunda y poética del entorno: los pasillos, los interiores de las casas, el cielo, la noche, los techos. Nahuel muestra la realidad desde adentro.

Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Av. Del Libertador 8151. Entrada gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *