CRÍTICA TEATRAL: “HASTA EL MISMO DÍA QUE TE PERDÍ”

Por Adrean Tirinato
Crítico de Espectáculos
prensa@identidadbarrial.com.ar

 

Vivir anclando al pasado y los recuerdos muchas veces termina siendo para muchas personas  el único camino para poder soportar la realidad y seguir para adelante aunque nunca quede claro qué significa ese adelante,  como dicen los filósofos la única certeza de la vida es la incertidumbre hacia el futuro. A partir de esta idea rectora cobran vida los personajes de “Hasta el mismo día que te perdí” parafraseando el popular  tema musical “Te lo juro yo” del repertorio español.

Hasta el mismo día… nos muestra a una pareja que lleva muchos años de convivencia, Alba y su marido que mantienen una relación basada en los recuerdos y el pasado. Pero ambos se relacionan de forma distinta con esa lectura del tiempo transcurrido: ella, de forma selectiva y él,  transformando esos registros. Sus personalidades también son opuestas: ella se muestra demandante y obsesiva y él, débil y contenedor siempre relegado a un segundo plano. Diego Brienza marca muy bien esta característica del marido, desde el momento en que el personaje no tiene nombre propio y  es nombrado como “hombre”.

La historia es narrada por un relator, y es un hallazgo del dramaturgo y director que este relato resulte interesante en todo momento y para nada monótono ya que usa como recursos la fragmentación del texto y un humor muy sutil, muy bien interpretado por Enrique Dumont, hijo del gran Ulises Dumont, que con gran variedad de matices se planta muy bien en escena y interpretando un relator singular.

La obra en forma laberíntica recorre el pasado y el presente de los  personajes de manera ágil, hilvanada con números musicales que remiten al pasado de la familia de Alba, quea través de sus tertulias intentan conservar su identidad española. En esta parte de la pieza se pone énfasis en la nostalgia de aquellos inmigrantes por su tierra y la posibilidad de un presente lejos de ella. El autor nos cuenta este  proceso  mostrando la tensión que existe entre dos generaciones, una arraigada a su pasado y una más joven que van adaptándose a los nuevos cánones culturales del país que los vio nacer. Esta tensión está muy bien representada, por ejemplo, en la resistencia de los mayores por el tango.  El Repertorio de tangos y música española escogido es muy apropiado y bien interpretado por los actores acompañado por simples coreografías. Pero este  pasado de los dos protagonistas también muestra matices gris oscuros, marcado por momentos y secretos fuertes que muestran una liturgia familiar signada por los abandonos,  la falta de aceptación, los  celos  y los reproches.

En el presente Alba cree no tener una pierna y esta falta metafórica nos muestra los dolores del pasado que marcarán un quiebre en la vida de la pareja.  Ambos no pueden nombrar lo que en realidad perdieron y se vinculan paranoicamente por la incapacidad de sortear esas angustias más profundas causadas por heridas que aún no cicatrizaron.

La obra a veces peca de ambiciosa abordando demasiados enfoques y abandonando estas relaciones vinculares tan bien planteadas. Cuando la obra vira hacia el absurdo pierde sustancia y el interés que logra en muchos momentos.

Todos los actores se mueven con mucha naturalidad y pericia en la escena, pero es de destacar los trabajos de Daniel Aizcovich y Diego Santos que demuestran gran ductilidad dotando de gran verdad a sus criaturas.

“Hasta el mismo día que te perdí” es un trabajo muy interesante y altamente recomendable en el que Diego Brienza, desde el texto y la dirección nos invita a involucrarnos con el pasado y los recuerdos y tratar de entender la manipulación que los seres humanos hacemos de él.

 

FICHA TÉCNICA:

HASTA EL MISMO DÍA QUE TE PERDÍ:

Dramaturgia y dirección: Diego Brienza

Elenco: Daniel Aizicovich, Enrique Dumont, Janina Levin, Claudia Mac Auliffe,Inge Martin, Esteban Rozenszain, Cristian Sabaz, Analía Sánchez y Diego Santos

Bailarinas: Lourdes Castagna, Candelaria González Castañon y Laura Tonelli

Escultura: Mónica Canzio

Diseño de vestuario y escenografía: Cecilia Zuvialde

Diseño de luces: Francisco Varela

Músico en escena: Esteban Rozenszain

Fotografía: María Horton

Diseño gráfico: Micuana

Producción ejecutiva: Janina Levin

Coreografía: Laura Tonelli

Director musical: Esteban Rozenszain

TEATRO EL POTÓN DE SÁNCHEZ

SÁNCHEZ DE BUSTAMANTE 1034 – CABA

ENTRADAS GENERALES: $250.-

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *