Después de 18 meses de cierre se reabre el Teatro San Martín

 

Este sábado desde las 18 hs. el Teatro San Martín celebra la tan esperada reapertura con un espectáculo sobre la Avenida Corrientes con una espectáculo multisensorial en la que participarán 300 artistas del ballet Contemporáneo, del grupo de Titiriteros y el Taller de danza contemporánea quienes contarán la historia del Teatro representada en cinco actos y el cierre, un gran finale, con música original y una banda en vivo de música electrónica.

Además, del mega show al aire libre a cargo de actores, artistas aéreos, músicos y técnicos bajo la dirección general de Pichón Baldinu, se realizará una gala especial para funcionarios del gobierno e invitados del mundo artístico. A partir del miércoles comienza la temporada teatral n coen la sala Martíronado con  la obra La farsa de los ausentes basada en “El desierto entra en la ciudad” de Roberto Arlt y dirigida por Pompeyo Audivert junto a gran elenco compuesto por Daniel Fanego, Mosquito Sancineto, Roberto Carnaghi, Juan Palomino, Santiago Ríos, Andrés Mangone, Carlos Kaspar e Ivana Zacharski. En la sala Casacuberta debutará, el 14 de junio, “Parias”, dirigida por Guillermo Cacace con Marcelo Subitto, Iván Moschner y Lorena Vega, y en la Cunill Cabanellas podrá verse “Umbrío”, dirigida por Luciano Suardi, con Eleonora Wexler y Alejandro Paker, desde el 6 de junio.

Así mismo, quedarán reinaguradas las salas Martín Coronado, Casacuberta y Cunil Cabanellas.

{alt}

Las obras de remodelación del teatro comenzaron en 2014, cuando se trabajó sobre las cubiertas y se impermeabilizaron los muros exteriores y, a fines de ese mismo año, se renovó la sala de ensayo de danza del ballet contemporáneo. La puesta en valor comenzó en 2015 con el cierre de parcial del Teatro, quedando sin actividad en su totalidad en la tercera etapa de la obra a fines del 2016. Las autoridades del Teatro habían puesto la fecha de reapertura para marzo 2017, que finalmente se extendió para el 25 de Mayo a 57 años de la inauguración del Teatro.

Pero al cierre del Teatro San Martín se sumaron las críticas por el Teatro Presidente Alvear que todavía continua sin actividad y que también pertenece al Complejo teatral de Buenos Aires. Desde la agrupación Escena Política conformado por artistas independientes, entre otros, opinan sobre la crisis que atraviesa los trabajadores de la cultura y el cierre de las salas agregando que “el cierre de teatros públicos como el Alvear, el desmantelamiento del Polo Circo y la inhabilitación de la Sala Lugones, además de generar una neutralización política del conflicto, restringen el espacio público y conducen, a la larga, a la normativización de las posibilidades de la producción cultural”. Otro de los reclamos, según argumenta, es la política de vaciamiento del gobierno porteño, tercerización y precarización laboral, el cierre y desmantelamiento de teatros y espacios culturales y las pésimas condiciones en las que se encuentra el Taller de Danza del TGSM. Tal fue el caso de los alumnos de la Escuela Metropolitana de Arte Dramático (EMAD), que exigieron la efectivización de la Beca Podestá y la recuperación de la Sala Alberdi, del Centro Cultural San Martín, destinada a la exposición de trabajos, ensayos y muestras de fin de curso.

De acuerdo a la información que otorgó el gobierno porteño, el ambicioso plan no era solo restaurar el deterioro del tiempo sino también modernizar las condiciones de funcionamiento del Teatro, pero siempre respetando el diseño original del edificio. En la primera etapa, se renovó el hall central, las tres salas principales, los camerinos y los sistemas de iluminación y de protección contra incendios. En una etapa siguiente, pasaba a renovarse la Sala Leopoldo Lugones, el microcine del San Martín y por último a las oficinas y talleres.

Se intervinieron entonces para el 2015, las salas Leopoldo Lugones, Casacuberta y Martín Coronado, donde se restauraron butacas, mármoles, venecitas y bronces, y se renovaron alfombras, señalizaciones y revestimientos acústicos.

La actualización tecnológica del teatro comprende todas las instalaciones eléctricas (tableros de media y baja tensión y circuitos de distribución de corrientes fuertes y débiles), los sistemas de seguridad contra incendio (se agregaron 300 puertas cortafuego), detección, extinción, evacuación, nueva iluminación en base a leds, la renovación de instalaciones sanitarias, el sistema de aire acondicionado y el cambio de maquinaria de ascensores y montacargas. También se ocupó de las instalaciones de corrientes débiles, que comprenden el sistema de llamadores a escena, un sistema de cámaras por circuito cerrado, cámaras de seguridad, telefonía IP y cableado. La restauración del patrimonio incluyó la consolidación y conservación de los revestimientos, mármoles, maderas y bronces. Instalaciones de gas retiradas de la totalidad del edificio, con excepción de la sala de calderas.

Jorge Telerman, director general del Complejo Teatral de Buenos Aires, al tiempo que mencionó que se hizo “un trabajo de restauración, puesta en valor y renovación escenotécnica y tecnológica muy profunda, con mucho respeto y cuidado del patrimonio de uno de los grandes edificios del modernismo argentino”.

Según las estadísticas oficiales, cada año pasan por allí un millón de personas y, además de las salas, cuenta con talleres, espacios de ensayo y gabinetes escenotécnicos.

Pese al cierre del teatro, el año pasado se lanzó el programa “El San Martín en los Barrios”, en un despliegue inédito que convocó a vecinos de todas las edades a compartir obras de teatro, música, danza, cine y arte de excelencia con entrada gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *