Muestra León y Cociña: “La bella y la bestia”, en el MAMBA

 

Los artistas chilenos Cristóbal León y Joaquín Cociña filmarán en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires una fracción de su primer largometraje, titulado La Casa Lobo. El Museo transformará una de sus principales salas en set de filmación. Además, se exhibirán tres películas del dúo, “Lucía y Luis”, que son sus primeros cortometrajes, los cuales permitirán al público argentino acercarse al núcleo narrativo de los inicios: la fábula infantil que mezcla lo fantástico con la pesadilla. Y el otro trabajo es “Los Andes”, uno de sus últimos cortos, presentado en la Bienal de Venecia de 2013.

“La Casa Lobo” narra la historia de una joven alemana que se ve atrapada en una casa y, como señalan los artistas, “cada vez que ella expresa de algún modo su voluntad de irse, el universo físico y temporal de la casa se destruye y vuelve a construirse de una nueva manera”. El MAMBA permitirá al público seguir las transformaciones de la casa, que irá mutando a medida que la exposición viaja por distintas instituciones artísticas.

Resultado de imagen para Arte Moderno de Buenos Aires presenta la muestra "La bella y la bestia" de los artistas chilenos Cristóbal León y Joaquín Cociña

León cuenta que quisieron rescatar la “naturaleza escultórica” y “un poco performática de nuestro trabajo, instalando nuestro taller en los museos”. “Hay algo que hemos hecho cada vez más consciente y es que nos interesa que el proceso de hacer una obra, se transforme en el centro mismo de ésta. Desde una perspectiva más práctica, estamos ensayando maneras de hacer confluir los dos mundos en los que nos desenvolvemos: la realización audiovisual y las artes visuales”. “Cuando estuvimos en el Museo de Bellas Artes, desde el primer día comenzamos un intercambio con algunas personas, que fue desde recibir múltiples contribuciones para la decoración de la escenografía hasta un artista autodidacta que se convirtió en animador y camarógrafo de la película”, cuenta.

Cristóbal León (Santiago de Chile, 1980) y Joaquín Cociña (Concepción, Chile, 1980) que viven y trabajan juntos desde el 2007 y residen en Amsterdam desde 2010. En sus proyectos de animación confluyen el dibujo, la escultura, la literatura y técnicas cinematográficas. Imaginan sus películas como esculturas en movimiento. En ellas se superponen narrativas inspiradas en cuentos de hadas, mitos y religión con el espacio cotidiano y político sudamericano. “Nos interesa hacer películas donde la realidad y las historias son digeridas y re-interpretadas como en un sueño, y vueltas a proyectar en un universo con leyes materiales y temporales propias”, sostienen los artistas. Se trata del segundo museo que recibe al proyecto de este dúo chileno luego de su parada en el Museo de Bellas Artes de Santiago de Chile, parte de un ambicioso trabajo con una duración prevista de dos años.

Podrían ser descritos como una reencarnación apócrifa de Walt Disney corrompida por el arte contemporáneo y cultivada bajo una deformación estética e ideológica desde Latinoamérica. En su obra encontramos, entonces, fantasía, delirio, pesadilla, erotismo, escape, mutación, sin dejar de estar anclada a cierta historia social y política, tanto reciente como del pasado. En sus últimos films existe una tensión entre la atracción y la expulsión, entre una visualidad pregnante y otra abyecta, en la cual se conjugan la belleza y la bestialidad. En sus creaciones se superponen narrativas inspiradas en cuentos de hadas, mitos y religión con el espacio cotidiano y político sudamericano, en sus propias palabras.

la casa lobo 9876

Hacer un trabajo en el que muchos dibujos se movieran por las paredes de una habitación, se les ocurrió apenas se conocieron y así fue como realizaron “Lucía” (2007), su primer corto en el que también participó Niles Atallah.

Aquella filmación realizada con stop motion, una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas, dejaba oír la voz de una niña chilena que susurraba sus pensamientos y emociones mientras la cámara filmaba su habitación, cuyas paredes se iban transformando, de manera casi aterradora.

Esta proyección permitirá al público argentino acercarse al núcleo narrativo de los inicios: la fábula infantil que mezcla lo fantástico con la pesadilla, creada por este dúo que decidió formalizarse como tal en el año 2010. Se ve también “Los Andes” donde las pesadillas se tornan más densas.

En sus proyectos de animación confluyen el dibujo, la escultura, la literatura y técnicas cinematográficas y ellos imaginan sus películas como esculturas en movimiento, pero ¿qué implica esto?  “Tiene que ver con entender la escenografía, los personajes y todos los elementos materiales de la película como elementos plásticos y no como elementos estáticos”, dicen.

En cuanto a la orientación de su arte, León señala que “es algo siempre cambiante y en crecimiento”. “No nos gusta pensar en las obras como monolitos simbólicos, en las cuales hay un sólo aspecto o concepto dando vueltas. Muy en general, tratamos de contar historias y tratamos de que estas historias se cuenten desde los medios materiales que utilizamos: principalmente dibujo, pintura y escultura. Queremos que las transformaciones materiales no sean un elemento decorativo, sino que sean las que hagan aparecer el relato”.

Los trabajos de León & Cociña se han exhibido en Art Basel (2012), “Art in the Auditorium” en Whitechapel de Londres y en la Fundación Proa de Buenos Aires; en la muestra individual “The Third World” en Upstream Gallery de Amsterdam; YoutubePlay Biennale en el Guggenheim de Nueva York y en la Bienal de Artes Visuales del Mercosur, en Porto Alegre.

Mamba / San Juan 350- CABA

Martes a viernes de 10 a 20, sábados y domingos de 11 a 20 hs.

Cris-Joaq_2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *