Pablo Om presentó su libro “El barrio Vuelve”. Historias de la zona norte porteña

El Barrio Vuelve

Doce capítulos, doce historias envueltas en anécdotas y personajes emblemáticos de la zona norte de la Ciudad. Pablo Om, escritor y comunero del Frente para la Victoria en la comuna 12, inspirado por su militancia, se había dado cuenta que aquellas calles de los barrios de Belgrano, Saavedra, Núñez tenían mucho para contar, pensó entonces “que alguien debía poner en un libro aquellos sucesos que hoy son parte de su identidad.

La luna de miel de Evita y Perón en un departamento de Teodoro García, los goles de Labruna en el mismo Monumental donde se retiró Maradona, los primeros acordes de Almendra en Arribeños, el acto más grande de la Juventud Peronista en la iglesia de Saavedra, la ESMA de Libertador convertida en el Espacio para la Memoria, Cristina caminando el Barrio Mitre inundado, son algunas de las historia que el libro busca retratar.

“El barrio vuelve” entiende que no es uno el que vuelve al barrio, si no es el barrio el que vuelve a uno. Goyeneche cantaba “Yo soy el cantor de mi barrio, que vino hasta el centro buscando olvidar, con una guitarra templada y unos tangos viejos que aprendí al pasar…” El corazón del barrio vive dentro de nuestros cuerpos y mentes” dice Pablo OM.

Ayer a las 18:30 hs en “El Alambique” de Griveo 2350, presentó su libro “El Barrio Vuelve” junto al padre Domingo Bresci de la Iglesia del Barrio Perón de Saavedra; Edgardo Nieva, quien personificó a “El Mono” Gatica , ídolo del boxeo y símbolo del deporte peronista y el periodista de Radio Nacional y vecino de Saavedra Gustavo Campana; cada uno narró historias de barrio y anécdotas personales recorriendo los doce capítulos del libro. Atentes de la presentación se proyectó el corto “Volvimos”, dirigido por Ingrid Ox y Eva García, donde se retrata el origen del Barrio Perón, creado por la Fundación Eva Perón en 1949, una de las historias que se leen en las páginas que Om escribió.

En ese clima místico, los relatos hicieron que los presentes se sumergieran rápidamente en esas postales que van desde la fundación de esos barrios, pasando por los bares donde concurría el Polaco, las hazañas de Labruna en el Monumental, la casa que vio nacer al rock nacional de la mano de Spinetta.

El padre Bresci destacó la iniciativa de escribir y “recuperar la memoria para hacerla presente en la trayectoria histórica de los pueblos”. Estimulado por las postales de “EBV”, el sacerdote tercermundista hilvanó su historia personal dentro de la Historia argentina, con el eje en Evita y su acercamiento al peronismo desde su infancia: “Me sentí muy motivado por Eva Perón”, destacó. Desde allí se planteó la misión de recuperar la memoria del barrio que nació al calor de “los días más felices”, con la figura del padre Hernán Benítez, confidente de Evita, predominante en esos años fundacionales, quien había preservado elementos emblemáticos para que la Fusiladora no arrasara con todos los vestigios de esa época. En esa línea, marcó dos características que definen a la homenajeada Eva Perón: la indignación frente a la injusticia y su postura anticlerical. Expresó su orgullo por estar en una iglesia fundada por ella, que fue quien nombró a Benítez, por encima de la decisión del propio obispo, ya que afirmaba con razón que ese templo había sido creado por ella. También recordó la misa y el acto imponente organizado por la JP en julio de 1973, para conmemorar la misma fecha que allí los convocaba ahora. “Creíamos que nunca más íbamos a retomar los grandes ideales de los ’70 y hoy estamos ante una nueva oportunidad histórica en un contexto que nos obliga a repensar lo que hicimos, a retomarlo para seguir luchando”, alentó. Para Bresci, “la militancia no está para ocupar cargos, está para luchar”.

Por su parte, Gustavo Campana, criado en las calles de Belgrano y actual vecino de Saavedra, hizo un viaje en el tiempo por distintos puntos emblemáticos de nuestros barrios, rescatando su experiencia en la escuela y la plaza, “los dos espacios igualadores que funcionaban muy bien”. Asimismo, rebatió el sello de “aristocrática” que tiene la zona norte, dando cuenta de que sus barrios también estaban conformados por trabajadores, militantes y luchadores populares y había una marcada presencia de fábricas.
Embarcado en ese itinerario, el periodista mencionó la casa de Gaspar Campos, la voladura del Minimax en Belgrano y las inundaciones en Saavedra. En ese marco, formuló la necesidad de señalizar esos lugares y hechos que hablan de la identidad de nuestras calles y de escribir “otro tomo” de “El Barrio Vuelve” porque está repleto de historias para contarles a las nuevas generaciones: vivencias políticas, deportivas y culturales.

Presentado como “nuestro Gatica”, Nieva destacó la iniciativa de escribir “pedacitos que tienen que ver con la historia de nosotros”, subrayando que el hecho de que el autor sea un “joven comprometido con el proyecto”. El Aramburazo, la creación del Monumental, la casa de Gatica otorgada por la Fundación Eva Perón son esos “pedacitos de este libro útil y necesario para leer en familia, en un café con amigos, para que muchos se pregunten si pasó o no” lo que allí se cuenta”.
A partir de la disputa entre unitarios y federales que atraviesa nuestra historia, marcó que eso se expresa en el libro en la creación del Barrio Perón y el posterior avasallamiento de “La Fusiladora” en 1955. En esa línea, planteó que es muy difícil que eso vuelva a suceder porque gracias a Néstor Kirchner “somos protagonistas y somos conscientes de que no pueden volver a destruir” los avances.

Pablo Om, dió cuenta de estos años de gestión, en donde trabajó junto a los compañeros por la defensa de la identidad cultural, con iniciativas como el corto “Volvimos” y la campaña para denominar “Goyeneche” a la Comuna 12, como así también instaló en la agenda el problema de las inundaciones en Barrio Mitre, por lo que actualmente se está llevando adelante una obra de Aysa, la más importante del barrio. “Pusimos el Estado nacional en cada cuadra”, afirmó. A pocos meses de terminar su mandato, alentó a seguir trabajando juntos y a formarse porque “hay que empoderar al pueblo y porque tarde o temprano podemos ser gobierno en la Comuna 12”.

El cierre, con las palabras del Padre Bresci calaban hondo en todos los que presenciaron este encuentro de generaciones, procedencias e ideologías tan diversas: “No pongan tácticas por encima de los ideales y de los sueños, ellos son los que nos tienen que guiar siempre”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *