Retrospectiva Gyula Kosice. El Bellas Artes rinde homenaje al artista en un recorrido por sus obras

 

Inquieto, innovador, visionario, Gyula Kosice fue un creador clave en la escena artística argentina desde su irrupción a mediados de los años 40 y su labor experimental y pionera dejó una marca en la historia del arte. A cuatro meses de su muerte, el Museo Nacional de Bellas Artes exhibe hasta el 23 de diciembre “Gyula Kosice (1924-2016). Exposición homenaje”; la muestra coincide con el 25 aniversario de la última gran retrospectiva de Kosice en este museo que incluye esculturas hidrocinéticas, lumínicas, pinturas Madí, maquetas de la Ciudad Hidroespacial y piezas interactivas pertenecientes a su colección, al Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRo), del Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, y del propio Museo Kosice, entre otras.

Con la curaduría de Rodrigo Alonso, el recorrido, que ocupa las salas 39 y 40 del museo, destaca diferentes períodos de la producción del artista, uno de los precursores del arte de vanguardia cinético, lumínico e hidrocinético, y de la conjunción del arte, la ciencia y la tecnología.

En uno de los módulos se contempla los primeros años del Arte Madí con la escultura Röyi (1944), la primera pieza articulada y móvil de Latinoamérica; pinturas de marco recortado que manifestaban planos y colores articulados en madera y una obra de gas neón, convirtiéndose en el primero en combinar esta técnica con el arte en el plano internacional.

expobellas

 

Kosice, se convirtió en el fundador de esta corriente (1946), en cuyo manifiesto se promueve “la presencia, la ordenación dinámica móvil, el desarrollo del tema propio, la ludicidad y la pluralidad como valores absolutos”, y se rechaza “toda injerencia de los fenómenos de expresión y significación”. La primera exposición personal de Arte Madí se concreta en 1947 en el Bohemien Club y Galerías Pacífico, siendo la primera muestra totalmente no figurativa de Sudamérica.

Siguiendo con la muestra del Bellas Artes, un conjunto de esculturas posteriores pone de manifiesto su interés por el movimiento, los desplazamientos y la luz, e introduce el agua, el material que se transformó en su marca de autor. Así, a partir de 1949 se convierte en el creador de la escultura hidráulica. Realizó esculturas monumentales, recorridos hidroespaciales, hidromurrales, etc. Sus obras figuran en museos y colecciones particulares de la Argentina, América Latina, EE.UU., Europa y Asia. Entre las emplazadas en lugares públicos: Faro de la Cultura (La Plata) y Victoria (Parque Olímpico de Seúl, Corea del Sur).

bellas

 

Uno de sus proyectos más complejos y ambiciosos de Kosice, la ciudad suspendida a 1200 metros sobre el nivel del mar, representada con un conjunto de maquetas, constelaciones lumínicas, fotomontajes, dibujos, paneles y lugares para vivir, ofrecen una rápida aproximación a la Ciudad Hidroespacial, adquirido en el 2009 por el Museo de Bellas Artes de Houston, Estados Unidos, y expuestas en esta muestra.

Su idea, donde declaraba …“El hombre no ha de terminar en la tierra”… en un artículo de la revista “Arturo”, propiedad del mismo Kosice coeditada en 1944 y que proponía un arte de pura invención, no figurativo, a juicio de la NASA, es un proyecto “factible” -aunque costoso- y que además fascinó al gran escritor de ciencia ficción Ray Bradbury. Obras más recientes evidencian su renovada pasión por la experimentación y la investigación tecnológica.

Resultado de imagen para GYULA KOSICE. 1924-2016. Muestra homenaje

 Además, el museo realiza una nueva visita guiada para personas ciegas o con baja visión. En esta oportunidad, invita a escuchar sonidos en las obras de Gyula Kosice, navegar por el mundo de las ideas del artista, sus escritos y que forman parte de la muestra homenaje. La actividad comienza en la sala de exposición, y luego, en el espacio de taller.

A lo largo de su trayectoria, Kosice, presentó 50 exposiciones individuales y más de 500 muestras colectivas, y publicó 18 libros, el último Autobiografía (2010). Por tal motivo, fue distinguido con el grado de “Caballero de las Artes y las Letras” por el gobierno de Francia en 1989;  realizó en 1991 su exposición retrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes;  recibió el premio a la Trayectoria en Artes Plásticas, otorgado por el Fondo Nacional de las Artes, en  1994;  ganó el Premio Di Tella en 1997 y el Premio Konex en 1982 (Objetos) y 2002 (Escultura);  fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciu­dad de Buenos Aires; fue homenajeado en el Senado de la Nación en el 2006, y recibió el Premio Cultura Nación 2007.

Según describe Andrés Duprat, director del Museo, “La historia del arte argentino resume en el nombre de Gyula Kosice una deriva que, paradójicamente, vuelve clásicas las vanguardias que motorizó. Sus gestos innovadores instituyeron de una vez y para siempre ciertas torsiones que señalan capítulos clave de las artes visuales de nuestro país. Pero su incidencia no se restringió a la dimensión local: el arte cinético que signa el último medio siglo dio en él con su forma inaugural plena”.

Horarios
Martes a Viernes de 11:00 a 20:00
Sábado y domingos de 10:00 a 20:00
Lunes: Cerrado

Entrada libre y gratuita

Cierre de la Muestra: 23 de diciembre

Museo Bellas Artes / Avenida del Libertador 1473 (CABA)

Si participaste del evento danos tu opinión!! Como lo calificarías?... Excelente, Bueno o no recomendado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *