”Tute Cabrero”, un clásico del teatro argentino contemporáneo

 

Así ”Tute Cabrero”, una obra recurrente del teatro contemporáneo argentino –y una de las obras de mayor densidad de su autor–da una clave de la identidad argentina, tan particular en nuestro continente y en nuestras representaciones sociales: el país de clase media, y en particular el universo de lo que la sociología llamó –desde la clásica obra de Wright Mills– los white collar workers o empleados de “cuello blanco”, que representan el núcleo duro de la identificación social como clase media.

Tres dibujantes tienen que decidir quién deja la empresa donde trabajan, y entonces comienza un juego perverso, en el que se pondrán en juego egoísmos personales, luchas generacionales, intereses, mentiras y hasta situaciones de violencia. Tute cabrero de Roberto Cossa es una obra de 1968 –llevada al cine el mismo año por Juan José Jusid?, que sigue vigente, en especial, en lo que concierne a la alienación del hombre moderno en cierto tipo de empresas.

El tute cabrero es un juego de cartas en el que cada partido se juega hasta que no queden más de dos jugadores, y estos son los ganadores. En la obra, Sosa, Parenti y Bruni un día son notificados de que la empresa Alfa entra en un plan de racionalización; en consecuencia, el gerente –solo una voz, pero omnipresente en todo momento? les pide que sean ellos los que resuelvan quién deberá dejar su puesto de trabajo. Imposible dejar de “jugar”, dos ganarán y uno será el perdedor. Los tres dibujantes ?tres generaciones, tres hombres con sueños y proyectos diferentes? descubren que el mundo se les viene encima y que su supervivencia pasa a ser lo más importante.

Con la acertada dirección de Emiliano Delucchi, la puesta en escena reúne en un solo espacio escénico cuatro lugares diferentes: el comedor de Parenti, el dormitorio de Bruni, una sala en la casa de Sosa y la oficina. Los personajes recorren el escenario en el que la coexistencia de espacios confirma lo conceptual: tres vidas atadas, entreveradas de tal manera que ninguno de los tres hombres podrá salir ileso pase lo que pase.

Son destacables las tres actuaciones protagónicas: Eduardo Juncadella, Mariano Ulanovsky y Gastón Cocchiarale encuentran la caracterización adecuada. Sosa, es el que vivió siempre para la empresa, el “viejo” que se desespera porque sabe que no encontrará muchas posibilidades afuera de Alfa; Carlos Parenti es el de mediana edad, el idealista que, si por él fuera, largaría todo para dedicarse a su vocación que es la pintura; Sergio Bruni es el más joven, el arquitecto recién recibido, el que pagó su derecho de piso y tampoco quiere irse. Los tres van del enojo a la violencia, de la tristeza a la desesperación, del egoísmo a la desilusión, y lo hacen de una manera absolutamente creíble.

Un comentario aparte merecen las mujeres de esta obra: la novia de Bruni, la hermana solterona de Sosa y la esposa de Parenti; la desprejuiciada, la amargada y posesiva; y la que prioriza su seguridad ante todo. Son, además, las que justifican muchos de los comportamientos de sus hombres, las que los llevan –consciente o inconscientemente? a actuar como lo hacen. María Laura Rolle, Marina Lamarca y Victoria Sarchi consiguen crear tres personajes definidos, representativos de ciertos estereotipos femeninos, aunque eso no quita que muestren más de una faceta. Muy lograda la actuación de María Laura Rolle sobre todo en lo gestual y en lo postural.

Como pasa en toda buena obra, la iluminación, la música y el vestuario colaboran para ofrecer una historia verosímil. La música y el vestuario, así como ciertos diálogos nos remiten por momentos a la época en que la obra fue escrita aunque, curiosamente, sin perder su vigencia y su universalidad.

Excelente propuesta en El Duende, para seguir apostando al teatro argentino y, sobre todo, a los actores y a los directores que ponen todo cada noche en escena.

Ficha técnica

Elenco

Sosa – Eduardo Juncadella
Carlos – Mariano Ulanovsky
Sergio – Gastón Cocchiarale
Matilde – María Laura Rolle
Laura – Marina Lamarca
Gladys – Victoria Sarchi

Dirección: Emiliano Delucchi

Iluminación: Jorge Ferro
Escenografía: Emiliano Delucchi
Asesoramiento en vestuario: Catalina Motto
Diseño gráfico: Juan Manuel Docampo
Fotografía para gráfica: Natalia Balza
Fotografía en escenografía: Christian Inglize
Operador de luces: Nicolás Dominikow – Vanina Falcone
Trailer: Nicolás Dominikow
Música: versión de “El pañuelito blanco” Gabriel Belek – Libra Music
Asistente de dirección: Rocío García Márquez
Producción general: Gastón Cocchiarale

Funciones: sábados 20 h y domingos 21 h
Entrada general: $90 (desc para est. y jub. / 2×1 con Club La Nación)
TEATRO EL DUENDE (Aráoz 1469 – CABA)
RESERVAS: por mail: teatroelduende@gmail.com o teléfono: 4831-1538
Duración: 60 min

Si participaste del evento danos tu opinión!! Como lo calificarías?... Excelente, Bueno o no recomendado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *