El Estado de Fidelio, la ópera de Beethoven en el Colón

Fidelio o el amor conyugal es la única ópera que compuso Beethoven. La obra cuenta cómo Leonora, disfrazada como un guardia de la prisión llamado «Fidelio», rescata a su marido Florestán de la condena de muerte por razones políticas. Es una ópera en dos actos con música de Ludwig van Beethoven. El libreto en alemán es obra de Joseph F. Sonnleithner, a partir del texto original en francés de Jean-Nicolas Bouilly.

Bajo la dirección de escena de Eugenio Zanetti con dirección musical de Francisco Rettig, Fedelio se presentará en el Colón los días 17, 20, 21, 22 y 24 de Mayo, la última función se trasmitirá en vivo  a las 20 hs por internet.

El autor de la Novena Sinfonía logró completar una sola ópera. Su tema no podía ser otro que el de la lucha por la libertad, encarnada en un prisionero cuya esposa deberá travestirse y descender al submundo del cautiverio para lograr salvarlo. El eminente director latinoamericano Francisco Rettig dirigirá ópera por primera vez en el Colón con este título emblemático del primer romanticismo alemán.

En la “prisión de Estado” que dirige el gobernador Pizarro, los detenidos sufren privaciones de aire y de luz, castigos frecuentes y una vigilancia panóptica permanente. Del por qué están allí, sólo se sabe que son “prisioneros de Estado”, es decir, según un diccionario del siglo XIX, personas que han cometido “un acto capaz de poner en peligro la seguridad del Estado”. O sea, presos políticos en su mayoría, sin ninguna perspectiva de liberación. Por eso la dureza de ese régimen penitenciario no es sólo obra de un individuo aislado. Pizarro es el responsable de la “violencia arbitraria” mencionada en la carta anónima que le avisa que el Ministro está por llegar, y resumida en el coro de prisioneros que salen a respirar por iniciativa de Leonora: “El calabozo es una tumba”. Pero es ese Ministro Don Fernando quien tiene en su poder la lista de detenidos, incluidos aquellos encerrados en los “calabozos secretos”.

La única anomalía frente a esa violación oficial y sistemática de los derechos humanos es Florestán, quien se halla preso de manera no secreta, sino clandestina. Esa situación ilegal es la de una persona secuestrada, o desaparecida. Florestán está allí por haber denunciado a Pizarro como un asesino. Pero si Pizarro no ha sufrido las consecuencias de esa denuncia y se venga de Florestán dejándolo morir en un pozo mientras todos lo creen ya muerto, es sin duda porque tiene protectores encumbrados, y espías como el que le anuncia la inspección del Ministro. Por eso no está claro si Pizarro debe su puesto de gobernador a su capacidad o a su incapacidad. O bien la actitud criminal de Pizarro no es una excepción, sino un síntoma del carácter corrupto y criminal del régimen político en su conjunto; o bien la impunidad de la que ha gozado muestra la incapacidad del Estado para hacer reinar la justicia, en particular en esa élite a la que pertenecen Florestán, Pizarro y Fernando. Es triste el dilema que opone la iniquidad a la incompetencia. En ambos casos, el Estado es incapaz de cumplir con su función, la de organizar las relaciones entre los seres humanos en nombre de un principio que no sea la ley del más fuerte.

La obra termina con la esperanza de una reforma impulsada por un ministro que se dice “hermano” de los presos, sin desmentir su fidelidad a un poder absoluto. En realidad, nada garantiza que la suerte de estos vaya a mejorar con el próximo gobernador, ya que el castigo de Pizarro es elegido por Rocco, el carcelero que al comienzo de la obra, aun negándose a ejecutar él mismo a Florestán, ha sido su obediente torturador. De allí que el grito de libertad de Florestán, Zur Freiheit, zur Freiheit, sea menos una proclama que una alucinación, un llamado al más allá, a la muerte misma. Fidelio es menos la ópera de la libertad que la ópera de la represión, aun si Florestán salva la vida gracias al coraje y al amor de su “ángel” Leonora, deus ex machina femenino en un Estado donde sólo existen los hombres.

Eugenio Zanetti 

Artista con una destacada carrera internacional como director de arte, escenógrafo, pintor y autor. Numerosas puestas en escena y diseños de escenografía y vestuario en más de cuarenta producciones teatrales en nuestro país y el extranjero y una labor brillante en más de treinta películas atestiguan de una labor notable en colaboración con personalidades como Pier Paolo Pasolini, Roland Joffe, John MacTiernan, entre otros. Apreciado por su labor en el escenario, Zanetti es también un pintor con exitosas exposiciones en el país y el extranjero. Por más de cuarenta años, en tres continentes, ha realizado una labor única, vastamente apreciada, como lo atestiguan los numerosos premios, entre otros el Oscar de la Academia de Hollywood y dos nominaciones al mismo premio, el Premio de los Directores de Arte de Estados Unidos y el Drama Desk Award. Radicado desde la década de 1980 en Hollywood, ha trabajado en films como Flatliners, Last Action Hero y Restauración, por el que recibió el Óscar al mejor diseño de producción/dirección de arte en 1995. En 2000 volvió a estar nominado a este premio por su labor en el film Más allá de los sueños, de Vincent Ward. Siendo muy joven participó en la filmación de Medea de Pier Paolo Pasolini. En los últimos años también intervino en las producciones históricas Zapata, el sueño del héroe de Alfonso Arrau y Encontrarás dragones de Roland Joffé. También dirigió el cortometraje Quantum Project (2000). En 2010 la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina lo distinguió con un Premio Cóndor de Plata especial en el año del Bicentenario argentino por haber expandido el conocimiento del cine argentino y de los profesionales argentinos por el exterior. Este premio lo obtuvo junto con Juan José Campanella, Luis Puenzo, Gustavo Santaolalla y Luis Bacalov. En nuestro país, ha recibido los premios Trinidad Guevara, María Guerrero, el premio Homenaje en el Festival de Mar Del Plata, el Cóndor de Plata a la Trayectoria, y varios premios Talia y Estrella de Mar. Es también ciudadano honorario de la ciudad de Córdoba, su ciudad natal a la que ha regresado. Su último trabajo como director y guionista fue Amapola (2014). The Servant fue su primera colaboración con el Teatro Colón en la temporada del Centro de Experimentación en 2011, seguida por Don Carlos para la temporada 2014.

Francisco Rettig 

Nacido en Chile, es reconocido internacionalmente por sus interpretaciones del repertorio post-romántico alemán, especialmente sus versiones de las obras de Mahler y Bruckner, y por manejar un gran equilibrio entre técnica y musicalidad. Ha dirigido más de sesenta orquestas en los cinco continentes, tanto en el repertorio sinfónico como en el de la ópera. Fue Director de la Orquesta Filarmónica y, durante doce años,fue Director Titular de la Filarmónica de Bogotá, llevando a esta agrupación a un destacado nivel musical. En el género lírico, dirige permanentemente y durante la última década en importantes teatros de Alemania, México, Chile, Italia, Australia y Argentina. Actualmente es Director Principal de la orquesta de la Radio TV rumana, con sede en Bucarest, recibiendo elogiosos por sus grabaciones y conciertos con esta institución . En forma paralela, es Director Musical del TRM , emblemático proyecto chileno que a tres años de su inicio, ya ha sido destacado internacionalmente por sus logros sinfónicos y líricos, así como por su gran repercusión social. Desde el año 2009 está vinculado como Director Asociado a la Orquesta Filarmónica de Medellín. Recibió la Orden al Mérito en el grado de Gran Comendador otorgada por el Concejo y la Alcaldía de Bogotá. Por segundo año consecutivo recibió el Premio Victor Tevah 2009, distinción otorgada al mejor Director de las Temporadas de Conciertos de la Orquesta Sinfónica de Chile, así como el Premio del Círculo de Críticos de Arte, por sus interpretaciones mahlerianas. Fue discípulo de los maestros Hans Swarovsky, Sergiu Celibidache y Franco Ferrara. Se formó en la Musikhochschule de Koln, Alemania, donde se graduó con máxima distinción.

El Estado de Fidelio

DIRECCIÓN MUSICAL
Francisco Rettig

DIRECTOR DEL CORO ESTABLE
Miguel Martínez

DIRECCIÓN DE ESCENA
Eugenio Zanetti

DISEÑO DE ESCENOGRAFÍA Y VESTUARIO
Eugenio Zanetti

ESCENÓGRAFO Y VESTUARISTA ASOCIADO
Sebastián Sabas

DISEÑO DE ILUMINACIÓN
Eli Sirlin

ORQUESTA ESTABLE
DEL TEATRO COLÓN

CORO ESTABLE
DEL TEATRO COLÓN

PRINCIPALES INTÉRPRETES

FLORESTÁN
Zoran Todorovich
Enrique Folger *

LEONORA (FIDELIO)
Carla Filipcic Holm
Sabrina Cirera *

PIZARRO
Homero Pérez Miranda
Leonardo Estévez *

DON FERNANDO
Hernán Iturralde
Alejandro Meerapfel *

ROCCO
Manfred Hemm
Carlos Esquivel *

MARCELINA
Jaquelina Livieri
Carla Paz Andrade *

JAQUINO
Santiago Bürgi
Sergio Spina *

PRISIONERO 1°
Sebastián Angulegui
Leonardo Fontana **

PRISIONERO 2°
Juan Gonzalez Cueto
Fermin Prieto​ **

Funciones: martes 17, viernes 20, sábado 21 y martes 24 de mayo a las 20:00 horas y domingo 22 de mayo a las 17:00 horas. En el Teatro Colón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *