El fileteado porteño fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura declaró el arte del filete porteño como “patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” a través de su comité reunido en Windhoek, Namibia. El Comité de la UNESCO explicó que el filete porteño «es una práctica cultural que llegó a formar parte del patrimonio cultural de la ciudad». La categoría lograda por el fileteado implicará acciones concretas por parte del gobierno local para impulsar y fomentar esta actividad artística.

El fileteador e historiador Gustavo Ferrari, integrante de la Asociación de Fileteadores (AF) destacó “que el filete haya sido seleccionado por un organismo internacional es simbólicamente increíble, ya que es una costumbre muy local, y además le da un lugar de revalorización a una técnica que suele ser vista como muy popular”.

Por este motivo el Ministerio de Cultural de la ciudad festejó el día domingo 6 de diciembre en el Obelisco esta declaración con una exposición de obras «El Filete un arte Tradicional de Buenos Aires», estuvieron fileteadores pintando en vivo, además de coches antiguos, carros, camionetas y colectivos fileteados, murgas y espectáculos musicales.

 

 

El “fileteado” es un estilo artístico de pintar y dibujar típicamente porteño. Combina colores vivos con estilos tipográficos específicos, realizado en carteles y decoración de colectivos, camiones y comercios de Buenos Aires. La técnica pictórica se desarrolló hacia fines del Siglo XIX y principios del XX cuando las primeras oleadas inmigratorias decoraban e identificaban los carros que trasportaban mercadería.

Luego, cuando los colectivos dejaron de ser vehículos pequeños y pasaron a tener el tamaño de camiones adaptados para trasportar pasajeros, la técnica se extendió a este vehículo, costumbre que se interrumpió en 1975 cuando una ordenanza lo prohibió, argumentando que sus colores impedían diferenciar las líneas y sus respectivos recorridos.

Sin embargo, en los 20 últimos años, resurgió con el turismo y gracias al interés de los propios artistas; en este período también comenzaron a aparecer las primeras fileteadoras, con las mujeres que se expandieron a un oficio hasta entonces de varones.

El fileteado argentino salió seleccionado entre 43 creaciones de 40 países, entre ellos España, Colombia, Ecuador, Perú, República Dominicana y Venezuela, postulado por la Asociación de Fileteadores, y patrocinado las áreas correspondientes de los gobiernos de la Ciudad y de la Nación, informó la AF, que preside ‘Memo’ Caviglia.

Entre las futuras acciones de fomento, Ferrari mencionó volver a pintar colectivos y elaborar cartelería para diversos hitos del casco histórico de la Ciudad, en los que se contará algo de la historia de cada lugar.

«Buscamos también que sea reconocido institucionalmente para que se pueda enseñar desde un plano más académico y formal, en institutos, universidades y escuelas”, añadió Ferrari, quien transmite su arte a nuevos discípulos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *